Los antecedentes históricos del ensayo en España pueden remontarse al siglo XV, en el que la prosa didáctica empieza a desarrollarse. Alcanzó mayor importancia en los siglo XVI y XVII con la prosa satírica, doctrinal y política.

A comienzos del siglo XVIII el ensayo surgió (como los essais franceses), como un género literario cuya intención era la indagación sobre diversos temas desde una actitud crítica y un método experimental.

Benito Jerónimo Feijoo

En Feijoo (1676-1764) convergen la tradición de la literatura miscelánea española con la crítica moderna. Su objetivo es erradicar la superstición, eliminar las falsas creencias y desterrar el error común. Escribe una serie de ensayos, de los cuales se pueden destacar nueve volúmenes del Teatro crítico universal (1726-1740). El estilo de Feijoo se caracteriza por la sencillez y la naturalidad. 

Gaspar Melchor de Jovellanos

Jovellanos (1744-1811) tiene otra dedicación aparte de comentar los defectos de la sociedad española. Intentó resolver de un modo práctico los problemas del momento, ya fueran de agricultura (Informe sobre la Ley Agraria), de educación o de política. Sus obras intentan ser didácticas, aunque con una prosa elegante.

Siglo XIX

En el siglo XIX los autores se centran en el cultivo de textos críticos y polémicos. ClarínGaldós o Emilia Pardo Bazán exponen sus puntos de vista desde periódicos o revistas. En este período destacan los enfrentamientos ideológicos entre liberales y conservadores.

Pero la aportación más importante en cuanto a las ideas ensayísticas aparece en un movimiento llamado Regeneracionismo, que intenta reconstruir la nación mediante un intento de europeización y una serie de medidas para paliar la decadencia.

Siglo XX

El ensayo alcanza su máximo esplendor. Va a convertirse en un medio de expresión habitual entre los distintos movimientos.

Generación del 98

Con la Generación del 98 el ensayo es delimitado con una acepción moderna. Los temas más tratados son el problema de España y el sentido de la vida.

Miguel de Unamuno

Los ensayos de Unamuno (1864-1936) constituyen una verdadera confesión de su intimidad. Su obra abarca muy diversos temas. Sus ensayos están concebidos con una estructura de aparente diálogo con abundancia de metáforas, parábolas y paradojas. Aparecen las admiraciones e interrogaciones retóricas. Entre sus ensayos destacan Del sentimiento trágico de la vida, En torno al casticismo español, Vida de Don Quijote y Sancho.

Ramiro de Maeztu

Ramiro de Maeztu (1874-1936) escribió muchos artículos y libros de ensayo entre los que destacan Hacia otra España o Defensa de la Hispanidad. Maeztu pasó de ideas progresistas al tradicionalismo.

Azorín

Entre los géneros que cultivó “Azorín” (1873-1967), el que desarrolló con más acierto fue el ensayístico con obras como: Los pueblos, La ruta de Don Quijote, España, Castilla, Clásicos y modernos o Al margen de los clásicos. En ellos pone de manifiesto su estilo personal, en el que la sencillez y la precisión son los objetivos básicos de su prosa, caracterizada además, por las frases breves y la riqueza léxica. Los tres temas fundamentales que incluye en sus obras son: el tiempo y las meditaciones acerca de la fugacidad de las cosas; el paisaje de España; y la literatura, estudiada desde el particular análisis que hace de los clásicos.

Novecentismo

Los autores del Novecentismo presentan una sólida formación intelectual. Durante los años previos a la Guerra Civil, el ensayo mantiene el esplendor alcanzado en los años anteriores.

José Ortega y Gasset

Con Ortega y Gasset (1883-1955) el ensayo alcanza su máxima expresión. Dentro de su filosofía cabe señalar el interés sobre la idea de circunstancia, expresada en títulos como Yo soy yo y mi circunstancia, y el concepto de perspectivismo. Para Ortega y Gasset el problema de España se basa en la falta de existencia de minorías selectas y en la rebeldía anárquica de las masas. Se muestra partidario de la integración de España en Europa. Sus escritos se caracterizan por un estilo oratorio, un lenguaje metafórico y con expresiones coloquiales. Entre sus obras destacan La deshumanización del arte, La rebelión de las masas y La España invertebrada.

Gregorio Marañón

Gregorio Marañón (1887-1960) fue uno de los ensayistas españoles más destacados. En su estilo se entremezclan la prosa de erudición, la exposición científica y la prosa literaria. Destacan sus interpretaciones de la historia y de los mitos literarios. Señalamos, entre otros títulos,Tres ensayos sobre la vida sexualEnsayos liberales Don Juan, Ensayo sobre el origen de su leyenda.

Otros ensayistas dignos de mención son:
  1. Manuel Azaña. Último presidente de la República, y cuyos ensayos presentan un notable estilo academicista.

  2. Américo Castro. Publicó numerosos libros relacionados tanto con la Historia como con la Literatura.
  3. Claudio Sánchez Albornoz. Quien fuera presidente de la República española en el exilio, también escribió diversos ensayos.