Jean Piaget

Nació el 9 de agosto de 1986 en Neuchâtel y murió el 16 de septiembre de 1980 en Ginebra. Es el hijo mayor de Arthur Piaget, profesor de literatura medieval, y de Rebecca Jackson.

La vocación de naturalista de Piaget se desarrolla en la adolescencia a través de su interés por los moluscos y su clasificación zoológica. Publicará muchos artículos en este dominio que continuará interesándole toda su vida.

Se inscribe en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Neuchâtel, en donde obtiene un doctorado en Ciencias Naturales. Durante este período, el joven Piaget, se interesa por la filosofía, la metafísica e incluso por la teología.

Conociendo a fondo los métodos estadísticos modernos y también las teorías psicoanalíticas de Freud, Adler y Jung, Piaget viaja a París, donde estudia durante un año, en el laboratorio de Alfred Binet, problemas relacionados con el desarrollo de la inteligencia. Es allí donde construye su primera teoría del desarrollo cognitivo.

En 1921, Edouard Claparède y Pierre Bovet, le ofrecen en el Instituto Jean-Jacques Rousseau de la Universidad de Ginebra el puesto de jefe de trabajos prácticos. En 1923 se casa con Valentine Châtenay, con quien tendrá tres hijos que le permitirán estudiar el desarrollo de la inteligencia desde el nacimiento hasta la aparición del lenguaje.

Piaget ejercerá sucesivamente los cargos de profesor de psicología, sociología, filosofía de las ciencias en la Universidad de Neuchâtel (1925 a 1929), profesor de historia del pensamiento científico en la Universidad de Ginebra de 1929 a 1939, director de la Oficina Internacional de Educación de 1929 a 1967, profesor de psicología y de sociología en la Universidad de Lausanne de 1938 a 1951, profesor de sociología en la Universidad de Ginebra de 1939 a 1952 y por último, de psicología experimental de 1940 a 1971. Es el único profesor suizo que ha sido invitado para enseñar en la Sorbonne, de 1952 a 1963. En 1955 Piaget creará el Centro Internacional de Epistemología Genética que dirigirá hasta su muerte.

El mérito esencial de Piaget habrá sido el de haber renovado completamente nuestra concepción del pensamiento del niño. Sus trabajos de psicología genética y de epistemología buscan una respuesta a la pregunta fundamental de la construcción del conocimiento. Las distintas investigaciones llevadas a cabo en el dominio del pensamiento infantil, le permitieron poner en evidencia que la lógica del niño no solamente se construye progresivamente siguiendo sus propias leyes, sino que además se desarrolla a lo largo de la vida pasando por distintas etapas antes de alcanzar el nivel adulto.

La contribución esencial de Piaget al conocimiento ha sido haber demostrado que el niño tiene maneras de pensar específicas que lo diferencian del adulto. Es Piaget quien nos da las pruebas experimentales que muestran que los modos del pensamiento del niño son totalmente diferentes de los del adulto.

Lev Semiónovich Vygotsky

Nació el 17 de noviembre de 1896 en Orsha, Bielorrusia. Su padre era representante de una compañía de seguros, y su madre, aunque tenía formación como maestra, ejerció de ama de casa dedicándose por entero al cuidado de sus ocho hijos.

Vygotsky se educó con tutores privados y terminó sus estudios de secundaria con honores, estudiando posteriormente leyes en la Universidad de Moscú.

Trabajó como profesor de literatura en Gomel desde que terminó sus estudios en 1917 hasta el año 1923. Más tarde fundó un laboratorio de psicología en esta misma escuela, donde dio numerosas conferencias que dieron pie a su obra de Psicología Pedagógica.

Vygotsky trabajó también en Moscú en el Instituto de Psicología. Por aquellas épocas sus ideas divergían mucho de las principales corrientes psicológicas europeas, como la introspección y el conductismo estadounidense; tampoco creyó en la Gestalt alemana, que consistía en estudiar las conductas y experiencias como un todo.

Vygotsky consideró de gran importancia la influencia del entorno en el desarrollo del niño, criticando así a Piaget por no darle la suficiente importancia al mismo. Para él, los procesos psicológicos son cambiantes, nunca fijos, y dependen en gran medida del entorno vital. Creía que la asimilación de las actividades sociales y culturales eran la clave del desarrollo humano y que esta asimilación era lo que distinguía a los hombres de los animales.

Remarcó en numerosas ocasiones la importancia del estudio de la gramática en las escuelas, donde el niño toma conciencia de lo que está haciendo y aprende a utilizar sus habilidades de forma consciente. Para acceder a la conciencia, es necesario analizar los procesos como si no fueran objetos fijos, utilizando el método explicativo de las relaciones causales y centrarse en los procesos por los cuales se forman los procesos cognitivos superiores. La conciencia debemos abordarla en conexión con la conducta, que a su vez es la piedra angular de la actividad humana.

Las investigaciones de Vygotsky se centran en el pensamiento, el lenguaje, la memoria y el juego del niño. Cerca del final de sus días trabajó sobre problemas educativos.

En su teoría podemos encontrar varias ideas importantes: en primer lugar, el lenguaje es un instrumento imprescindible para el desarrollo cognitivo del niño; posteriormente, la conciencia progresiva que va adquiriendo el niño le proporciona un control comunicativo; además, el desarrollo lingüístico es independiente del desarrollo del pensamiento. También defendió la combinación de la neurología y fisiología en los estudios experimentales de los procesos del pensamiento.

Vygotsky murió de tuberculosis con sólo 38 años. Algunas de sus obras más famosas son “Pensamiento y Lenguaje” y “La mente en la sociedad”.

Vygotsky y el lenguaje en el desarrollo del pensamiento

Vygotsky era un psicológo educativo conocido por su teoría sociocultural, según la cual, la interacción social funciona por un cambio continuo en el pensamiento y en la conducta de los niños, que puede variar notoriamente de una cultura a otra.

Los niños desarrollan el lenguaje por la necesidad de comunicarse, para informar de sus necesidades y deseos, no solo por signos, también por el contenido de la comunicación, ya que algunos mensajes solo se pueden transmitir a través del lenguaje.

Su teoría sociocultural afirma que el desarrollo del ser humano depende de la interacción con los demás individuos y de las herramientas que aporta la cultura para conformar sus puntos de vista, y que hay tres caminos para que dichas herramientas puedan pasar de un individuo a otro:
  1. El aprendizaje por imitación: que imita a alguien.
  2. El aprendizaje instruido: el que alguien te enseña.
  3. El aprendizaje colaboracional: el esfuerzo de un grupo para entender a los demás.

Esta teoría combina el entorno social con la cognición. Un niño adquirirá las capacidades para pensar, razonar y comportarse por medio de su interacción con una persona que sepa más.

Hay momentos en los que el niño habla consigo mismo, porque no han aprendido todavía las habilidades sociales y están en vías de adquirirlas. Vygotsky creía que el autolenguaje variaba con la edad; el tono baja hasta convertirse casi en un susurro.

El segundo elemento de la teoría de Vygotsky es el de la zona próxima de desarrollo (ZPD). Comienza en la zona más cercana al niño, cuando no puede realizar por sí mismo algo, busca la ayuda del adulto. El resultado es que los pequeños se vuelven más sociables y obtienen un mayor desarrollo cognitivo.

Avram Noam Chomsky

Nacido en Filadelfia, Estados Unidos, el 7 de diciembre de 1928. Es lingüista y filósofo. Profesor emérito de Lingüística en el MIT y figura destacada de la lingüística del siglo XX, merced a sus trabajos en teoría lingüística y ciencia cognitiva.

Ha ganado popularidad también por su activismo político, caracterizado por una visión fuertemente crítica de las sociedades capitalistas y socialistas, habiéndose definido políticamente a sí mismo como un anarquista o socialista libertario.

Propuso la gramática generativa, disciplina que situó la sintaxis en el centro de la investigación lingüística. Con ella cambió la perspectiva, los programas y métodos de investigación en el estudio del lenguaje. Su lingüística es una teoría de la adquisición individual del lenguaje e intenta ser una explicación de las estructuras y principios más profundos del mismo. Postuló un aspecto bien definido de innatismo a propósito de la adquisición del lenguaje y la autonomía de la gramática (sobre los otros sistemas cognitivos), así como la existencia de un «órgano del lenguaje» y de una gramática universal. Se opuso con dureza al empirismo filosófico y científico y al funcionalismo, en favor del racionalismo cartesiano.

Todas estas ideas chocaban frontalmente con las sostenidas tradicionalmente por las ciencias humanas, lo que concitó múltiples adhesiones, críticas y polémicas que le han acabado convirtiendo en uno de los autores más citados.

Destaca su contribución al establecimiento del ámbito de las ciencias cognitivas a partir de su crítica del conductismo de Skinner y de las gramáticas de estados finitos, que puso en tela de juicio el método basado en el comportamiento del estudio de la mente y el lenguaje que dominaba en los años cincuenta. Su enfoque naturalista en el estudio del lenguaje, ha influenciado la filosofía del lenguaje y de la mente.

Es el creador de la jerarquía de Chomsky, una clasificación de lenguajes formales de gran importancia en teoría de la computación.

Paradójicamente, pese a su enorme contribución a la ciencia del siglo XX, fuera del ámbito académico, es mucho más conocido por su activismo político y sus duras críticas a la política exterior de E.E.U.U. y de otros países, como el Estado de Israel. Chomsky, que desvincula completamente su actividad científica de su activismo político, se describe a sí mismo simpatizante del anarcosindicalismo (es miembro del sindicato IWW).

Considerado por el New York Times como “el más importante de los pensadores contemporáneos”, es considerado una figura muy influyente de la izquierda estadounidense, y es especialmente admirado en Europa, donde sus conferencias, artículos y ensayos políticos se reimprimen constantemente.

Chomsky y el problema de la adquisición del lenguaje

Chomsky demostró que la adquisición del lenguaje era un fenómeno innato. Sustenta su teoría en que existe una edad óptima para el aprendizaje, entre los tres y diez años de edad; después es bastante más difícil que se adquiera ese dominio.

Otro factor, es que los niños no necesitan instrucciones especiales para iniciar su adquisición del lenguaje, sino que es algo que sencillamente sucede. Los padres no necesitan convencer a sus hijos para que hablen, solo con hablarles, los niños ya lo harán.

Otro factor se corresponde con el hecho de que corregir una palabra mal pronunciada no resultará útil, ya que el niño la volverá a pronunciar de igual manera que antes.

Por otra parte, todos los niños alcanzan sus metas lingüísticas en el mismo momento evolutivo, independientemente de la lengua en que sean educados.

Todas estas razones llevaron a Chomsky a pensar que la organización del lenguaje era innata.